Pages

Tuesday, December 20, 2016

Student Reflection

by Araceli Pérez


Tener la oportunidad de trabajar en la comunidad es una responsabilidad muy grande pero gratificante. Así que cuando la Dra. Michelle Cruz Santiago informó a mi clase sobre la oportunidad de trabajar en un programa de investigación en donde serviríamos a la comunidad hispana, inmediatamente me llamó la atención. La Dra. Santiago nos explicó que este programa de investigación, llamado Abriendo Caminos, buscaba descubrir si clases de nutrición ayudarían a la comunidad hispana a ser más saludable.

Para investigar este tema a fondo la Dra. Michelle Cruz invitó a muchas familias a venir al Centro Cultural en Rantoul. En el centro las familias se registraron para el programa y acordaron a venir cada jueves para recibir las clases de nutrición. Antes de tomar las clases, la presión, el peso, y medidas del cuerpo fueron tomados de cada miembro de familia. Esto ayudaría a la Dra. Michelle saber cómo estaba el estado de salud de cada familia antes de comenzar el programa.  Las familias también tomaron un cuestionario que les hacía preguntas sobre su estilo de vida. Por ejemplo, de qué tipo de comida comían en la casa, si hacían ejercicio regularmente, etc.

Otra cosa interesante de este programa es que no todas las familias que participaron en la investigación tomaron las clases de nutrición. Como el programa es una investigación científica hubo un grupo de control, que no recibía las clases de nutrición, y un grupo experimental, que si recibía las clases. El propósito de tener estos dos grupos era para tomar en cuenta que es posible que las familias se volvieran más saludables simplemente porque estaban participando en un estudio. En otras palabras, es posible que el efecto placebo aparezca en esta familia. Por esta razón se creó el grupo de control. Este grupo también iba al Centro Cultural de Rantoul cada jueves, pero en vez de tomar las clases de nutrición, ellos tomaban clases de otros temas como la familia, la educación, y las finanzas.

Una última cosa del programa que me gustaría mencionar es que las clases de nutrición trataban de involucrar a todos los miembros de las familias. Así que las actividades eran divertidas no solamente para los padres pero también para los hijos. Muchas de las actividades involucraron a la comida, entonces en cada clase siempre había mucha variedad de comida saludable que las familias podían comer. Los voluntarios, incluyéndome a mí, estaban a cargo de preparar la comida. En la foto de arriba se puede ver todo el tipo de comida que teníamos. Fue muy divertido ver como algunas de estas comidas eran nuevas para las familias hispanohablantes. 

No comments:

Post a Comment